Algunas objeciones teóricas

No es posible alimentar a toda la población mundial con agricultura ecológica; la producción industrial de alimentos es la única manera de alimentar a 7.000 millones de personas. Es inviable que toda la población mundial viva de forma ecológica. Si todos nos hiciéramos vegetarianos harían falta más tierras de cultivo. Es inviable que toda la energía que consumimos proceda de fuentes sostenibles; necesitamos otras fuentes de energía, aunque sean no renovables. La producción industrial ha sacado de la pobreza a miles de millones de personas; los pobres también se merecen que la industrialización llegue a ellos. No está claro que el cambio climático se deba a la acción humana; hay muchos intereses detrás de esa afirmación. La historia de la Tierra muestra que los cambios climáticos son cíclicos.

Fumigacion 190No es posible alimentar a toda la población mundial con agricultura ecológica. La producción industrial de alimentos es la única manera de alimentar a 7.000 millones de personas.

Habría que empezar recordando el hecho de que la mayoría de la población del mundo se sigue alimentando con agricultura y ganadería “tradicionales”. La producción industrial de alimentos sirve para alimentar actualmente a menos del 25 % de la población mundial. ¡Y es precisamente ese modo de producir alimentos el que conlleva multitud de problemas!

Normalmente damos por supuesto que la manera industrializada de producir alimentos es más productiva (más kilos de cosecha por hectárea) que la ecológica. Y esto es cierto, con matices: los fertilizantes y pesticidas sintéticos han multiplicado la producción, sí, pero a la vez están empobreciendo y esquilmando los suelos, retirando de ellos más nutrientes de lo que la tierra es capaz de reponer. Por eso los rendimientos de esta forma de agricultura están progresivamente disminuyendo. De alguna manera, estamos haciendo que la tierra produzca más hoy… a costa de comprometer las cosechas del futuro. ¿Es esto justo de cara a las generaciones venideras?

¿Podríamos alimentarnos todos de forma ecológica? Algunos expertos, como Olivier De Schutter, relator especial de las Naciones Unidas para la Alimentación no tiene duda: «En lo que a la seguridad alimentaria mundial se refiere, el rendimiento de la agroecología supera ya al de la agricultura industrial de gran escala»

Es inviable que toda la población mundial viva de forma ecológica

¡Lo que es inviable es que sigamos viviendo de forma no ecológica! Lo que es inviable es que sigamos manteniendo (y nuestros políticos promoviendo) un estilo de vida que está dañando nuestro medio vital de manera alarmante.

Lo que es inviable es que los 7.000 millones de personas que compartimos el planeta nos alimentemos con una dieta como la que tenemos en los países industrializados (y que están copiando los países llamados emergentes). «En la tierra hay suficiente para satisfacer las necesidades de todos, pero no tanto como para satisfacer la avaricia de algunos», decía Gandhi. La tierra tiene capacidad para alimentar a 7.000 millones de personas, pero no de cualquier forma. Y, particularmente, la manera industrializada de comer carne es uno de los motivos más graves que impide que los recursos alimentarios lleguen a todos. Esto supone que si queremos que haya alimentos para todos, debemos cambiar nuestra manera de comer, empezando por reducir el consumo de carne.

Pero si todos nos hiciéramos vegetarianos harían falta más tierras de cultivo…

No estamos hablando en este momento de hacernos todos vegetarianos sino de reducir considerablemente nuestro consumo de carne (en personas adultas). Si así lo hiciéramos, se liberarían enormes extensiones de tierra que actualmente se dedican a cultivar legumbres y cereales para alimentación animal. No hace falta buscar nuevas tierras de cultivo; basta con utilizar las que ahora se dedican a piensos para el ganado. Y ni siquiera todas, pues haciéndolo así nos daríamos cuenta de que sobrarán tierras. Hay un dato que no conviene olvidar y es que son necesarios 10 kg de pienso para producir 1 kg de ternera (y no toda la ternera es comestible, con lo que el índice de conversión resulta aún más desfavorable). ¡Hay mucho más alimento en 10 kg de soja que en 1 kg de ternera! Alimentándonos con cereales, legumbres y verduras necesitamos menos tierra que si lo hacemos con carne de animales alimentados a base de piensos.

Es inviable que toda la energía que consumimos proceda de fuentes sostenibles. Necesitamos otras fuentes de energía, aunque sean no renovables.

Es cierto. Hoy por hoy y con el estilo de vida que tenemos, las fuentes de energía renovables (hidroeléctrica, eólica, solar, biomasa) son insuficientes para satisfacer nuestra demanda energética. Por tanto, necesitamos los combustibles fósiles (petróleo, carbón, gas).

Este “por tanto” parece irrefutable. Sin embargo, podría haber otras conclusiones, como: “por tanto… debemos reducir nuestra demanda energética”. ¿No lo dice el sentido común? Sabemos que los combustibles fósiles se están agotando, sabemos que son contaminantes y que están contribuyendo al cambio climático, sabemos que son pan para hoy y hambre para mañana… Por tanto… debemos renunciar decididamente a los combustibles fósiles, haciendo la transición a una civilización no dependiente de ellos. Y si, mientras se desarrollan otras fuentes de energía, debemos reducir nuestra demanda energética, parece lógico que ése es el camino. ¿No?

La producción industrial ha sacado de la pobreza a miles de millones de personas; ¿qué tiene eso de malo? Los pobres también se merecen que la industrialización llegue a ellos.

Completamente cierto. Los países industrializados no tenemos autoridad moral ninguna para negar a otros países a industrializarse. Pero una cosa es utilizar la capacidad industrial para sacar de la pobreza a millones de personas y otra es utilizarla para multiplicar objetos de consumo supérfluos e innecesarios.

Algunos ideólogos del capitalismo predijeron una transición natural de una fase de crecimiento económico a otra estacionaria: una vez satisfechas las necesidades básicas de las personas, la producción de bienes y servicios se frenaría. Por desgracia, no ha sido así y ahora nos damos cuenta de las consecuencias negativas de esa superproducción.

Por otra parte, la experiencia de los países industrializados puede y debe servir para que los que están en vías de industrialización no cometan los mismos errores y torpezas. Una de las consecuencias negativas de la industrialización occidental es la que tiene que ver con las fuentes de energía utilizadas, contaminantes y no renovables.

No está claro que el cambio climático se deba a la acción humana. Hay muchos intereses detrás de esa afirmación. La historia de la Tierra muestra que los cambios climáticos son cíclicos.

Ésta es una afirmación compartida por muchas personas. Según el Informe del PNUD de 2011, ante la pregunta de si el calentamiento global está causado por el hombre, apenas responde afirmativamente el 54,4 % de la población de los países de IDH muy alto, encontrando grandes disparidades entre países (Japón: 83,7 %; España: 63,2 %; Suecia: 50,1 %; Estados Unidos: 35,9 %; Emiratos Árabes: 29,2 %). Sin embargo, la postura de la comunidad científica es bastante unánime. El Panel Intergubernamental del Cambio Climático (IPCC), de Naciones Unidas, está formado por más de un millar de científicos y expertos de todo el mundo –la mayoría de los cuales no cobran por su trabajo– que no concluyen nada que no haya sido consensuado entre todos. Sus informes son contundentes en la línea de que existe un cambio climático mucho más acelerado que los ritmos naturales de la Tierra y que este cambio está producido por la actividad humana.

En este tema, como en otros muchos, siempre hay intereses contrapuestos –generalmente económicos y de poder– e informaciones confusas y contradictorias por parte de los medios de comunicación. Por eso, conviene ser críticos con todas las posturas y fuentes de información y pensar razonadamente. ¿Qué nos dice el sentido común? Por ejemplo, ¿qué intereses económicos puede haber detrás de una afirmación que nos lleva a la conclusión de que debemos dejar de producir y consumir de la forma como lo hacemos?

(Ir a la sección Objeciones razonables)

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: